Ahorro energético

La energía eléctrica es cada vez más cara y más indispensable para nuestro día a día (vitrocerámicas, smartphones, portátiles, ordenadores, microondas, dispositivos musicales…) Si a esto le añadimos que las principales fuentes de energía emiten grandes cantidades de CO2 (como ciclo combinado, térmicas…) o como el caso de la energía nuclear que tiene cierto riesgo; además de gastar mucho dinero, contaminamos más.

Ahorro energético

Os voy a dejar con una lista de consejos sencillos que se pueden llevar a cabo para reducir la factura eléctrica, ¡seremos más ahorradores y ecológicos!:

  • Apagar los aparatos en stand-by. Siempre se ha dicho que su consumo es mínimo, sin embargo, cualquier aporte suma y acaba representando un porcentaje a tener en cuenta del consumo total de la vivienda. Un monitor de ordenador sólo por estar enchufado (sin estar en stand-by) puede llegar a gastar 1€/mes. FACUA calcula que los aparatos en stand-by pueden suponer del 5 al 10% de la energía total consumida. Una forma fácil para apagarlos puede ser enchufar todos los aparatos a una regleta con interruptor de manera que al apagarla se desconecta todo de una vez.
  • No dejar las baterías de los aparatos electrónicos enchufadas desconectadas del aparato correspondiente. También supone un gasto extra.
  • Reemplazar las bombillas por luces de bajo consumo o LEDs. Éstos últimos son más duraderos y tienen mejor rendimiento.
  • A la hora de cambiar de electrodomésticos, buscar los A+++. Aunque sean un poco más caros a la larga, con la subida constante de la electricidad saldrá rentable.
  • Para el caso de los interruptores de la luz, aquellos que tienen stand-by son útiles para no tropezar por la noche pero cada uno de ellos puede suponer un gasto de alrededor de 1€/año.
  • Mantener la temperatura del hogar entre 18 y 21º. Es suficiente para que sea confortable y no malgastarás energía.
  • Utilizar los electrodomésticos a carga completa.
  • No introducir comida caliente en el frigorífico para evitar que necesite energía extra para alcanzar la temperatura objetivo.
  • Descongelar la comida dentro del propio frigorífico puede suponer un ahorro de energía. El frío de los alimentos a descongelar contribuirá a la temperatura del frigorífico y ahorrarás un poco más.
  • Cocinar con instrumentos con tapa, se ahorra un 25% de la energía.

¿Conocéis vosotros más acciones que puedan sernos útiles? ¿Ponéis ya en práctica alguno de estos consejos? ¡¡Espero que os sean útiles estos consejos!!

Foto de Mario López



2 Comments

Comments are closed.