Contaminación atmosférica y muerte, una peligrosa y estrecha relación

De acuerdo al documento «Environmental Outlook to 2050: The Consequences of Inaction«, elaborado por la OECD (Organisation for Economic Co-operation and Development), la contaminación atmosférica en escenarios urbanos se convertirá en la causa principal de mortalidad en todo el mundo para 2050, considerando las patologías de origen medioambiental.

Contaminación atmosférica y muerte, una peligrosa y estrecha relación

Todos advertimos que la contaminación del ambiente se ha incrementado en gran medida en los últimos años en las grandes ciudades, pero sin embargo no conocemos al detalle las peligrosas implicancias que eso conlleva. Un estudio recientemente difundido por la OECD deja en claro que el tema de la contaminación no puede seguir siendo considerado como una cuestión secundaria por muchas empresas y gobiernos.

La realidad es que la cantidad de muertes prematuras provocadas por la exposición a contaminantes del aire (partículas aerotransportadas), que generan insuficiencia respiratoria y otros perjuicios en la salud humana, llegaría a duplicarse con respecto a los valores actuales para 2050, alcanzando las 3,6 millones de muertes por año en todo el planeta, con un mayor porcentaje en China e India.

Estas cifras provocarán que la contaminación atmosférica urbana se transforme en la causa principal de mortalidad a nivel global en cuanto a patologías originadas por factores ambientales. Esto se relaciona directamente con las proyecciones para las próximas décadas en cuanto a tendencias económicas e industriales en todo el mundo.

Un sistema insostenible

Además, la OECD también ha tenido en cuenta el impacto de estas proyecciones económicas en áreas como el cambio climático, la biodiversidad, la gestión del agua y la salud humana, sobretodo con respecto a las consecuencias de la contaminación ambiental en la calidad de vida y la salud del hombre.

Pero no solamente los indicadores son negativos en torno a la contaminación atmosférica, sino que también el estudio concluye que la biodiversidad mundial disminuirá en un 10% para 2050, con mayores pérdidas en Asia, Europa y África del Sur. En tanto, la superficie de los bosques maduros se reducirá en un 13%.

Estos porcentajes son más preocupantes si tenemos en cuenta que ya se ha perdido cerca de un tercio de la biodiversidad de los ríos y lagos del planeta, y que al mismo tiempo la demanda de agua crecerá en un 55% en todo el globo en las próximas décadas, mayormente motorizada por el aumento en el consumo hogareño, de las centrales energéticas y de la actividad industrial ¿Podremos detener a tiempo este sistema de desarrollo insostenible, que nos lleva a un inexorable desastre ambiental?

Foto de vizcochino

Add A Comment