Los problemas ecológicos relacionados con las áreas urbanas

Además de los inconvenientes relacionados con el calentamiento global, la extinción de especies o la degradación de espacios naturales, el hombre es responsable de otra compleja problemática medioambiental: los procesos de contaminación generados en las grandes ciudades y zonas cercanas.

Los problemas ecológicos relacionados con las áreas urbanas

El fuerte incremento de la población mundial y la especulación inmobiliaria han provocado la creación de núcleos urbanos verdaderamente insostenibles desde el punto de vista ambiental. El hacinamiento, la problemática de los residuos y la contaminación de las napas de agua son solamente algunas de las consecuencias del crecimiento desmedido de las ciudades.

A modo de un peligroso círculo vicioso que parece no tener fin, la mayoría de las grandes ciudades del mundo, lejos de moderar su crecimiento para retornar a una gestión que permita una relación más armónica con el entorno, siguen ensanchándose en múltiples direcciones, creando zonas periurbanas en las cuales las problemáticas ecológicas recrudecen, con graves efectos en términos ambientales y sociales.

Distintos trabajos técnicos publicados por el Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial indican que al concentrar el uso de energía y recursos y la generación de desechos las ciudades ven colapsados sus sistemas naturales y artificiales, sin dejar espacio para el manejo de los mismos y generando un total descontrol de las variables medioambientales.

Por otro lado, las necesidades económicas de los países en desarrollo y la obligación de seguir acumulando riqueza por parte de las naciones más avanzadas en el aspecto económico determinan que la cuestión ecológica sea menospreciada en la práctica, poniendo siempre por delante el crecimiento de la producción industrial o el incremento de la actividad económica a cualquier precio.

La elección vital

Todos estos factores contribuyen a que los sistemas urbanos relacionados con el acceso al agua potable, al saneamiento o al transporte público se congestionen de una manera alarmante, en una realidad que se profundiza debido al crecimiento demográfico y al incremento de la actividad comercial e industrial.

Una inadecuada gestión urbana por parte de las autoridades competentes también contribuye a multiplicar las consecuencias negativas. ¿Es posible detener esto? La única posibilidad es el cambio en los esquemas mentales de la población, ya que no es posible esperar que la solución llegue desde los dirigentes.

Debe ser la propia población la que ponga por delante su salud y la del planeta por sobre el consumismo, el confort y el bienestar económico. Es hora de elegir entre ciertas “comodidades” que solamente incrementan la insostenibilidad de la vida en las ciudades y una vida más sana y respetuosa del planeta, del cual solamente somos una parte.

Foto de aplo

Add A Comment