Apenas un año después de su elección, el futuro cementerio nuclear de Villar de Cañas sigue planteando serias dudas tanto sobre su viabilidad como sobre su idoneidad para albergar el proyecto. El primero de los interrogantes lo plantean los propios terrenos. Según desveló el propio presidente de Enresa el pasado 17 de Febrero ante la Comisión de Industria del Congreso, el estudio sobre los terrenos no sólo no se realizó antes de elegir Villar de Cañas como sede, sino que todavía no han terminado de analizarse los terrenos.

Villar de Cañas, ¿el terreno idóneo para un Cementerio Nuclear?

Precisamente en este sentido se ha pronunciado también la asociación ecologista Greenpeace, que considera que las fuertes lluvias registradas en los últimos días, que han provocado el desbordamiento de un río cercano dejan patente el riesgo que presenta la zona, que además tiende a formar capas de yeso y arcilla, una combinación que resultaría especialmente inestable.

Precisamente por este aspecto preguntará en los próximos días en el Congreso la formación Compromís Equo quienes, por medio del diputado Joan Baldoví, cuestionará al Gobierno sobre el Informe que elabora Enresa y sobre la idoneidad de los terrenos para albergar el ATC.

También el PSOE ha movido ficha en los últimos días para aclarar el proceso de contratación por el que se eligieron los terrenos de Villar de Cañas, que consideran «poco transparente» dado que la localidad conquense era una de las candidatas peor posicionadas durante el proceso de elección.

Así las cosas, parece difícil que el ATC llegue a inaugurarse en 2015, tal y como estaba previsto. Hasta entonces, el Gobierno español deberá abonar a Francia 65.000 euros diarios en concepto de transporte y almacenamiento de los residuos nucleares de España.

Foto de Centrals Nueclars de Catalunya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *