Pautas para ahorrar energía en el hogar

Ahorrar energía es un punto importante para el equilibrio ecológico del planeta que puede ser realizado desde la intimidad de cada hogar, sin demasiado esfuerzo ni con la necesidad de dominar determinados conocimientos técnicos. Al mismo tiempo, las ventajas a nivel económico serán más que importantes.

Pautas para ahorrar energía en el hogar

En otros tiempo, el ahorro relacionado con el consumo energético no existía prácticamente como concepto, ya que existía la idea de la disponibilidad permanente de los recursos. El actual escenario, en el que se ha avanzado en torno a la conciencia del carácter limitado de los recursos naturales, ha desembocado también en un mayor esfuerzo de las familias por llevar adelante un consumo más responsable.

Al mismo tiempo, hoy se comprende que el impacto ecológico no se encuentra únicamente en el consumo de la electricidad a través de nuestros aparatos, sino además en los componentes no reciclables y contaminantes que conforman a los dispositivos y en la contaminación generada a partir del transporte que se requiere para movilizar estos productos.

Un punto clave en el consumo energético de un hogar es la calefacción, que se lleva buena parte de la factura eléctrica. Por eso, en invierno es vital no abrir las ventanas cuando se busca mantener la casa calefaccionada, ya que de lo contrario se perderá la climatización conseguida en un período menor a los 10 minutos.

Soluciones

La instalación de un termostato que regule la calefacción a una temperatura de entre 23 i 26 grados es otra buena forma de ahorrar energía, como así también el desarrollo de un sistema de aislamiento térmico en la construcción, que insumirá un gasto importante en primera instancia pero que posteriormente desembocará en ahorros trascendentes en la factura de electricidad.

También es una buena medida la protección de determinados electrodomésticos que poseen un consumo elevado, como es el caso de las neveras, para que no se sobrecalienten o sobrecarguen. Para ello, es muy importante ubicarlos en sitios ventilados y alejados de otros dispositivos eléctricos o electrónicos.

En aquellas zonas con una mayor dependencia de la electricidad, por ejemplo por la falta de acceso a redes de gas, lo ideal es combinar distintas fuentes energéticas para no recargar en demasía la factura eléctrica. Salamandras, hogares y cocinas a leña, termotanques y hornos solares y otras alternativas son parte de esta solución, que requerirá de salidas creativas para disminuir el consumo eléctrico sin resignar tanta comodidad o confort.

Foto de cocinas.com

Add A Comment