Jardines verticales: arquitectura verde

Los llamados jardines verticales, también conocidos como cubiertas vegetales, son una solución arquitectónica que está empezando a ser frecuente, tanto en un nuestro país como en el extranjero, ya que ofrecen, además de una imagen estética espectacular, numerosas ventajas entre las que se encuentra un ahorro energético importante.

Jardines verticales: arquitectura verde

A primera vista parece increíble como puede desarrollarse un manto de vegetación tan tupido en una pared completamente vertical sin llegar a desprenderse. El principal secreto está en una estructura metálica, que queda anclada a la pared y que sirve como soporte a la vegetación, mientras que una capa de fieltro es la encargada de aportar un sustrato adecuado para que enraícen las plantas. Sin embargo, también es importante elegir adecuadamente las especies vegetales que se van a colocar, siendo lo mas idóneo que no requieran mucha agua o elevada cantidad de fertilizantes, ni tampoco excesivas podas.

Una de las principales ventajas de las cubiertas vegetales, es que sirven como reguladores térmicos, ayudando a enfriar o calentar el interior del edificio sobre el que se asientan, lo cual puede suponer un ahorro energético de hasta un 20%. Por otro lado, como ocurre con cualquier planta, al realizar la fotosíntesis y absorber el C02, también están eliminando algunos de los contaminantes de la atmósfera, por lo que ayudan a mejorar la calidad del aire, así como a proporcionar un ambiente más fresco. Además, la cubierta vegetal también actuá como aislante acústico, llegando a reducir el impacto sonoro en el interior del edificio en unos cuantos decibelios. Finalmente, es muy importante tener en cuenta que son una manera perfecta de aprovechar al máximo los espacios, los cuales suelen estar bastante reñidos en las grandes ciudades, permitiendo así aprovechar paredes y tejados para tener espacios verdes.

El desarrollo de los jardines verticales está en auge, y hoy en día podemos encontrarlos en varios edificios representativos de nuestras ciudades. Un ejemplo es el jardín del edificio de Caixa Forum en Madrid, que cuenta con aproximadamente 24m de altura, o la fachada del Museo del Quai Branly en París, ambos diseñados por Patrick Blanc, al que se considera como inventor de los sistemas de jardines verticales. Sin embargo, hoy en día es un invento que está al alcance de todo el mundo, pues existen diversas empresas que comercializan paneles modulares en los que se pueden plantar multitud de especies vegetales, pudiendo tener nuestro propio jardín vertical en casa.

Foto de Albedrío

Add A Comment