Ahorrar y respetar el medio ambiente: una forma de enfrentar la crisis

En el marco de la actual crisis económica internacional, que golpea a todo el globo pero que tiene un mayor impacto en Europa, la mayoría de los estados europeos han optado por los conocidos «ajustes sociales» a la hora de intentar equilibrar nuevamente sus economías. Básicamente, esto significa fuertes recortes en todos los servicios sociales. Sin embargo, la Comisión Europea ha dado algunas pautas que permitirían lograr el ahorro buscado mediante el respeto por el medio ambiente, y no únicamente esquilmando el aparato social del estado.

Ahorrar y respetar el medio ambiente: una forma de enfrentar la crisis

La solución no es mágica. Está al alcance de la mano. Consiste sintéticamente en que cada estado europeo cumpla con las normativas ambientales indicadas por la Unión Europea. De esta forma, solamente alcanzando las metas ecológicas propuestas por el organismo continental, se podrían ahorrar 50.000 millones de euros en Europa.

La aplicación de una «economía verde» no solamente traería resultados positivos para el medio ambiente, sino además para cada una de las economías que conforman la Unión Europea. La pregunta clave nace sin demasiado esfuerzo: ¿por qué los gobiernos no llevan adelante estas políticas, permitiendo sanear su situación económica respetando el medio ambiente y sin resentir las estructuras sociales?

Para ser sinceros, la respuesta no es tan fácil de hallar. Lo cierto es que un menor uso de las energías convencionales (combustibles fósiles), como así también la eficiencia energética en general y en el empleo de los recursos económicos y naturales puede derivar en una fuerte política de ahorro, pero en este caso mucho más sana y menos dolorosa para la población.

La excusa típica de los gobiernos es que en épocas de crisis no hay dinero para invertir en energías alternativas o en proyectos relacionados, pero la verdad es que tampoco se llevan adelante estas políticas en épocas de vacas gordas. ¿No será este un buen momento para iniciar el cambio?

En el mismo sentido, el ahorro económico obtenido gracias al enfoque orientado hacia una economía verde también tendría (algo que no sucede con las políticas de ajuste tradicionales) un impacto positivo en términos sociales, permitiendo crear un buen número de fuentes de trabajo gracias al nacimiento y consolidación de nuevas industrias.

Por otro lado, el dinero ahorrado en servicios de salud, remediación ambiental y seguridad gracias al empleo de fuentes energéticas alternativas y a la creación de un circuito económico virtuoso con conciencia ecológica y criterios de sostenibilidad también constituye otro punto a tener en cuenta. ¿Cambiará en algún momento la conciencia de los sectores gobernantes? ¿Llegará el día en el cual la misma sociedad con su avance los empuje a poner en práctica estos cambios?

Foto de Grupo CAM

Add A Comment