Cómo ser un conductor ecológico

En Ecogestos solemos recomendar viajar en transporte público, pero también podemos convertirnos en un conductor ecológico para tener un gesto importante con el medio ambiente. Si quieres saber cómo viajar en coche sin contaminar demasiado, toma nota de las siguientes recomendaciones que podrás poner en práctica la próxima vez que estés en la carretera.

Ahorro energético: sé el cambio que quieres ver en el mundo

La frase de Mahatma Gandhi ‘sé el cambio que quieres ver en el mundo’ es apropiada para las cuestiones medioambientales porque una actitud desgraciadamente real es pensar que, si los demás no reciclan o ahorran en energía, ¿de qué serviría hacerlo nosotros? Pero el ahorro energético es una de las cuestiones que debemos tener en cuenta para proteger el planeta directamente, y a nosotros mismos indirectamente.

Navidad ecológica y sostenible: cómo conseguirlo

Con el fin del año presente y el comienzo del próximo, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestros hábitos y de qué manera nuestro estilo de vida afecta al entorno en el que vivimos. Para vivir una Navidad ecológica y sostenible no es necesario plantar árboles ni organizar una campaña para concienciar, sino simplemente ser un poco ecologista en cada uno de los días festivos y en todos los demás que vendrán.

El e-bus, una iniciativa ecológica sobre la carretera

Todos sabemos que reducimos la contaminación al escoger el transporte público en vez del vehículo privado, pero lo que recientemente se ha convertido en noticia es un autobús que, aunque ya de por sí proteja al medio ambiente, ha ido un paso más allá. La empresa canadiense Bombardier Transportation ha presentado su proyecto, el primer e-bus inalámbrico, en Ginebra (Suiza) por motivo del Congreso Internacional de Transporte Público y Movilidad.

Los jóvenes alemanes prefieren la bici al coche

Alemania se muestra más ecológica que nunca, con una preferencia por la tradicional bicicleta que ya está sustituyendo al uso del coche. Los usuarios de la bicicleta se multiplicaron por cinco entre 1975 y 2001, y desde 2008 se han duplicado. Los jóvenes alemanes demuestran así su interés por otros medios de transporte más económicos que el coche.