Historias emotivas de animales

Los perros son los amigos más fieles, y hemos leído todo tipo de historias que explican el cariño incondicional que muestran hacia sus dueños. Los leones, caballos y koalas también despiertan toda nuestra simpatía y, para demostrarlo, presentamos seis historias emotivas de animales.

Historias emotivas de animales

Algunas de las más interesantes historias emotivas de animales

1. Un vídeo muy conmovedor muestra cómo un león llamado Júpiter abraza a la mujer que le rescató de un circo donde le maltrataron y no le alimentaban. Ana Julia Torres le devolvió el abrazo y nos demostró que los leones también tienen un corazón inmenso. El vídeo se grabó en Cali, Colombia.

2. Otra de las historias emotivas de animales sucede en Australia, y el protagonista es un simpático y sediento Koala llamado Sam. Un bombero llamado Dave Tree tenía una botella de agua de la cual, para su sorpresa, el pequeño animal bebió mientras era rescatado de las llamas.

3. También ha tocado corazones la historia de Payasito, un caballo atrapado que se quedó bajo tierra durante 16 días. Su dueño, los vecinos y la empresa minera Norte Grande llevaron a cabo el rescate.

4. Los amigos caninos también protagonizan historias emotivas de animales. Un caso muy especial es el de Daniel, también llamado el ‘Perro milagroso’. El perro vagabundo iba a ser sacrificado en una perrera de Alabama pero sobrevivió a la cámara de gas y en Nueva Jersey encontró a la que se convertiría en su nueva familia.

5. Los galgos sufren mucho a causa del maltrato de los cazadores. Por suerte, dos personas rescataron a una galga embarazada y abandonada llamada Ara. Ya tenían perros, pero decidieron darle la bienvenida en su familia.

6. Pero no solamente las personas han dado una segunda oportunidad a los perros, pues estos amigos caninos también salvan vidas. Es el caso de un pastor alemán llamado Rex, que alertó con sus ladridos al rottweiler Buli de que la pequeña Esther Castaño de seis años se estaba ahogando en la piscina del chalet donde trabajaba su madre ese verano. Buli saltó a la piscina y, gracias a él, hoy Castaño puede contar una de las más famosas historias emotivas de animales.

IMAGEN de: Soggydan

Add A Comment