Se incrementa el riesgo ecológico en los océanos

Múltiples factores como la sobrepesca, el cambio climático o la contaminación ambiental afectan cada vez en mayor medida el equilibrio ecológico en los océanos del planeta, amenazando a los ecosistemas marinos, a diferentes especies y a muchas comunidades humanas ligadas fuertemente al mar.

Se incrementa el riesgo ecologico en los océanos

Aunque posee una importancia central para la vida en la Tierra, la vida marina se encuentra actualmente peligrosamente desamparada. Es así que las áreas marinas protegidas no llegan al 0,1% de su extensión total. Por el contrario, en las superficies continentales la protección de los sitios estratégicos desde el punto de vista ecológico se ubica en el 10%.

Estos números chocan directamente con otra realidad: los océanos constituyen el 71% del planeta. Pero como el hombre no vive en ellos, su suerte parece no importarle. Y precisamente la riqueza y amplísima biodiversidad que contienen son su punto débil, porque el complejo entramado de sistemas ecológicos que les da vida sufre profundamente cualquier amenaza, por más mínima que sea.

Costas, fronteras terrestres y mares son el hábitat de una enorme cantidad de especies, entre las que se encuentran cetáceos, aves, peces, tortugas marinas, plantas, algas y distintos microorganismos. Las mismas se encuentran en peligro debido a diferentes factores, mayormente ligados a la escasa conciencia ecológica demostrada por el hombre.

Las causas y su gravedad

Solamente algunos datos serán suficientes para comprender la gravedad del problema. Por ejemplo, la demanda mundial de pescado crece a un ritmo superior que la población humana, y para solucionar este problema la única salida ha sido la sobrepesca. Lejos de imaginar caminos sostenibles, el hombre ha colocado a muchas especies de peces al borde de la extinción.

En el mismo sentido, la biodiversidad marina sufre directamente las consecuencias de las prácticas humanas. Los llamados barcos de arrastre, que trabajan a profundidades en torno a los 2.000 metros, están destruyendo los fondos marinos. Un 98% de las especies que desarrollan su vida en los océanos dependen concretamente de los fondos, y no es muy difícil imaginar las consecuencias de una destrucción total de estos ecosistemas.

Otro tanto sucede con la exploración y explotación petrolera offshore. Con el propósito de incrementar el volumen de la producción, las compañías se han aventurado a las grandes profundidades en el mar. Los trabajos de exploración sísmica, efectuados hasta 3.000 metros de profundidad, tienen consecuencias ampliamente negativas para las comunidades marinas, que son virtualmente eliminadas.

En este tema, como en tantos otros, cabe preguntarse si todavía habrá lugar para un cambio, por lo menos en el marco del actual sistema económico y productivo imperante.

Foto de nosha

Add A Comment