Recuperan la laguna Rodrigo de Freitas en Río de Janeiro

Laguna Rodrigo de Freitas

Es uno de los puntos turísticos más visitados en la ciudad brasileña, pero sin embargo desde hace varias décadas era víctima de la degradación ambiental, originada por la fuerte expansión de la urbe carioca. Ahora se ha comenzado a recuperar su equilibrio ecológico, para bien del medio ambiente y la biodiversidad local.

La laguna Rodrigo de Freitas, conocida popularmente como la “lagoa”, se encuentra emplazada en un contexto de barrios residenciales, rodeada por tres parques que poseen bicisendas y espacios gastronómicos. El espejo de agua tiene una dimensión de 2,2 kilómetros cuadrados, con una profundidad promedio de tres metros.

El fuerte crecimiento de la ciudad y el avance del hombre sobre la naturaleza llevaron a que este oasis reduzca sus dimensiones en un 50%, además de acumular peligrosos porcentajes de contaminación. Es así que hasta fue normal durante años observar una gran cantidad de peces muertos flotando sobre su superficie. La prefectura local extrajo 300 toneladas solamente entre 2001 y 2002.

Concienciación para la mejora del ecosistema

Sin embargo, durante este año las condiciones del ecosistema mejoraron gracias a distintas acciones públicas y privadas. Por ejemplo, la presión popular para que se logre recuperar el espacio natural propició un descenso en el vertido de desagües en la laguna, una de las principales razones del deterioro del ecosistema.

En 2001, la empresa estatal encargada del suministro de agua y el tratamiento de efluentes comenzó las tareas para renovar el sistema de drenaje de la laguna e incrementó la fiscalización en el lugar, cuando desde varias décadas atrás ya se habían comprobado serias irregularidades ambientales.

De esta manera, en solamente tres años un informe constató una importante mejora. El análisis del Instituto Estatal del Medio Ambiente (INEA) detectó que mientras en 2006 se registraban 16.000 coliformes fecales cada 100 mililitros de agua, durante 2009 la cifra descendió a 1.300, un nivel cercano al necesario para poder bañarse.

El renacimiento de la laguna

Ya se habla de proyectos de inversión que podrán revitalizar el área, pero sin embargo para que la recuperación sea permanente se precisa un fuerte cambio de mentalidad a nivel social. El biólogo carioca Mario Moscatelli es un investigador independiente que trabaja en la laguna desde 1989, y destacó a medios locales que para lograr mantener el ecosistema en buenas condiciones se debe detener la derivación de desagües y la acumulación de residuos.

Según el especialista, la biodiversidad es la que marca la recuperación real del espacio. «Se pueden observar especies de aves, crustáceos y peces que no pasaban por la laguna desde hace 10 ó 20 años. Esto marca que el ambiente se ha estabilizado, ya que es la diversidad de especies y no la cantidad de individuos la que permite comprobar el mejoramiento en el ecosistema”, expresó.

Add A Comment