Los peligros para el ambiente de las lámparas de bajo consumo y fluorescentes

De acuerdo a la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente (FUNAM), las lámparas de bajo consumo y los tubos fluorescentes, ampliamente utilizados en los hogares de todo el mundo para reemplazar a los accesorios lumínicos tradicionales, pueden acarrear graves inconvenientes para el medio ambiente y la salud humana. Sin embargo, poco se conoce sobre estos peligros.

Los peligros para el ambiente de las lámparas de bajo consumo y fluorescentes

Reemplazar a las bombillas convencionales por tecnologías de menor consumo energético es sin dudas una opción muy conveniente para nuestro bolsillo y para el medio ambiente. Sin embargo, en ocasiones el remedio puede ser peor que la enfermedad…

¿Por qué decimos esto? Sucede que las lámparas de bajo consumo poseen hasta 5 miligramos de mercurio por unidad, mientras que los tubos fluorescentes incluyen hasta 25 miligramos. Ante una rotura, los peligros de la inhalación de mercurio son múltiples, y poco hacen hasta hoy las empresas y los gobiernos por informar convenientemente a la población sobre estos riesgos.

Por si esto fuera poco, al finalizar su vida útil estos productos deberían ser tratados como residuos peligrosos, considerando los riesgos que conllevan las sustancias empleadas en su fabricación, y realmente esto no sucede en la gran mayoría de los casos. Vale recordar que el envenenamiento por mercurio provoca náuseas, vómitos, diarrea, debilidad, dolores de cabeza, incremento de la tensión arterial, erupciones en la piel, sabor metálico en boca y problemas para respirar.

Según FUNAM, existe actualmente un «inaceptable silencio de los gobiernos y las empresas». Ante esto, la ONG decidió llevar adelante una campaña de difusión orientada a informar a la población mundial acerca de las medidas que deben tomarse para reducir los riesgos sobre la salud humana y el medio ambiente.

Para lograr una solución a este tema, por lo menos hasta que desciendan los valores de las lámparas LED y las mismas se hagan masivas (recordemos que no traen estos problemas de contaminación y permiten también un mayor ahorro energético), será vital que los gobiernos y las empresas tomen conciencia y comiencen a realizar la difusión necesaria sobre los peligros relacionados con las lámparas de bajo consumo y tubos fluorescentes.

Cuidados para el hogar

¿Qué hacer en el hogar con las lámparas de bajo consumo y tubos fluorescentes ante rotura o eliminación?. Básicamente, estos son los pasos a seguir:

  • Alejar a niños y animales domésticos de la zona.
  • Ventilar el lugar y alejarse del mismo, como mínimo unos 15 minutos.
  • Eliminar los restos en bolsas de polietileno selladas con cinta de embalar, para evitar que el personal de recolección de residuos se intoxique o que existan pérdidas. Manipular las lámparas rotas con guantes de plástico, sin tocar nunca directamente los restos. En lo posible, usar barbijo o similar para no aspirar las emanaciones.
  • Limpiar el área con toallitas húmedas de papel.
  • Luego de eliminar los residuos, lavarse las manos con abundante agua y jabón.

Foto de David González Romero

Add A Comment