Las Ecomatrículas buscan hacer un poco más ecológico y seguro nuestro vehículo

En el mundo del motor aún queda mucho por hacer para que podamos hablar de él como un sector ecológico. Sin embargo, la apuesta por el vehículo eléctrico y la utilización de materiales reciclados y reciclables para la fabricación de automóviles parecen ser pasos en la buena dirección.

Una de las últimas novedades son las llamadas «ecomatrículas«, similares a las actuales placas de aluminio pero realizadas a partir de un material acrílico más respetuoso con el medio ambiente y más duradero. En España, a diferencia de países como Francia, Portugal o Reino Unido, este tipo de matrículas no estaba homologado.

Las Ecomatrículas buscan hacer un poco más ecológico y seguro nuestro vehículo

Ventajas de las «ecomatrículas» para el medio ambiente

Estas nuevas placas, fabricadas a partir de policarbonato, son 100% reciclables y su durabilidad va más allá de la propia vida útil del vehículo y, por tanto, reduce las emisiones tanto en su fabricación como en su mantenimiento. Una vez que la placa ya no valga, tan sólo tendremos que depositarla en cualquier contenedor de recogida de plásticos para su reciclaje.

Los pigmentos que se usan para los números llevan un tratamiento especial que hace que el sol no los deteriore, con lo que, además de hacerlas más durables, la visibilidad será siempre la misma que la del primer día.

Hay que decir que tanto el metacrilato como el aluminio -componente básico de las matriculas que se han venido usando hasta la fecha en nuestro país- son materiales totalmente reciclables y reutilizables sin merma con respecto a la materia prima pura. Además, en el caso del aluminio el ahorro energético de producir material a partir del reciclaje de otro objeto es considerable respecto a producirlo directamente a partir del mineral.

Sin embargo, las matrículas actuales contienen otros elementos aparte del aluminio (pegamentos químicos, plástico y pintura) que hacen imposible su reciclaje total, cosa que no sucede con las ecomatrículas por el simple hecho de estar compuestas de un único material.

Seguridad en todos los aspectos (falsificación)

Las ecomatrículas incorporan una serie de modificaciones que las hacen mucho más seguras. El material del que están hechas es flexible, resiste a los pequeños golpes de aparcamiento y sus bordes vienen redondados de fábrica para evitar cortes a peatones ciclistas o motoristas., cumpliendo así con la directiva europea en esta materia.

Además, las nuevas placas son infalsificables, ya que llevan incorporado un código de barras con el número de bastidor y una referencia en el lateral que viene acompañada de un certificado de homologación que acredita la validez de la misma y que debe llevarse siempre en el vehículo.

En cualquier caso, las placas de matrícula no dejan de ser una mínima parte de un todo (el coche), que no por ello deja de ser contaminante durante su fabricación, su uso e incluso al final de su vida útil. No obstante, bienvenida sea la ecomatrícula.

Add A Comment