Francia: el Pic du Midi, Reserva Internacional de Cielo Estrellado

El Pic du Midi de los Altos Pirineos franceses es la segunda Reserva Internacional de Cielo Estrellado en el mundo. Allí se busca preservar la calidad del cielo estrellado para el desarrollo de distintos tipos de investigaciones destinadas a la educación.

Francia: el Pic du Midi, Reserva Internacional de Cielo Estrellado

La reserva cuenta con una superficie de 50 kilómetros cuadrados y al menos unos diez o quince en las zonas que lo rodean. Las ciudades que quedaron dentro de este territorio deben cumplir algunas condiciones básicas para tener un cielo en el que las estrellas puedan ser apreciadas de la mejor manera.

Algunas de las condiciones que estas ciudades deben cumplir tienen que ver con la restricción de las zonas de iluminación. Las mismas deben prestar atención y evitar las fuentes que generan deslumbramiento, favoreciendo el uso de lámparas monocromáticas y de baja potencia lumínica.

El Mont-Mégantic de Canadá fue el primer lugar que obtuvo esta designación aplicada por la International Dark-Sky Association. Esta agrupación busca desde hace 25 años frenar el uso de la luz artificial en determinados contextos. Dentro de sus objetivos busca preservar la calidad del cielo estrellado, para que puedan llevarse a cabo actividades de investigación, así como también evitar la contaminación lumínica para proteger a la fauna, flora y su patrimonio celeste.

Investigaciones de gran valor

La protección del patrimonio celeste destinada a la investigación permite tanto el mantenimiento de los paisajes naturales de la noche como el sostenimiento y el cuidado del biotipo de la zona, evitando la contaminación lumínica en esa región de reserva.

En el observatorio se analiza el impacto que produce la luz nocturna en la atmósfera y en el medio ambiente. Las reservas buscan ayudar en la mejora de la iluminación y, a largo plazo, economizar energía. Las ventajas de este tipo de reservas son múltiples.

El proyecto del Pic du Midi que se desarrolla en Francia está apoyado por la asociación Pirene, que ya agrupa a los apasionados de la astronomía y cuenta con la ayuda del astrofísico Hubert Reeves, pionero en la experiencia en Canadá.

La preservación de los cielos oscuros es muy importante en el planeta para evitar la influencia negativa del exceso de luz artificial que, según los especialistas, está muy extendida. Consultores internacionales han advertido que el exceso de luces urbanas puede perjudicar la vida de muchos organismos que dependen de la oscuridad de la noche.

Foto de Jean Christophe de Boissezon

Add A Comment