Emplean cenizas volcánicas como material de construcción

Hace casi un año, la ceniza volcánica proveniente del complejo volcánico Puyehue – Cordón Caulle afectó con fuerza a distintas zonas de la Patagonia en Chile y Argentina. Ahora, específicamente en la zona de Bariloche, en el sur argentino, esta problemática ha servido de inspiración para el desarrollo de un nuevo método constructivo ecológico, en el que se «reciclan» las cenizas volcánicas y se las utiliza para fabricar ladrillos y mezclas usadas en la construcción de viviendas.

Emplean cenizas volcánicas como material de construcción

Un equipo de investigadores del norte patagónico argentino diseñó un ladrillo de cenizas volcánicas que facilita la construcción de estructuras con máxima resistencia y eficacia, mientras que otro grupo de especialistas llevó adelante ensayos con el propósito de reemplazar el cemento por ceniza volcánica fina como mezcla de construcción.

Actualmente ya se evalúa la aplicación de estos materiales en la edificación de viviendas, mientras que en algunos casos se han iniciado pruebas y testeos. El primer ejemplo es el trabajo desarrollado por los arquitectos Marianela Romero Hamsa y Álvaro del Villar, que han llevado adelante el proyecto «Bloque de ceniza volcánica«.

A través del mismo se ha logrado crear un original sistema de construcción y fabricación, que además de la faceta ecológica que insume el uso de un material natural y reciclado también incorpora una perspectiva social, debido a que se piensa emplear esta técnica en la edificación de viviendas en zonas carenciadas.

Aplicación directa y ensayos

El concepto se sustenta en un ladrillo especial, que ya ha sido patentado bajo el nombre Block–T. Según Romero, que es especialista en arquitectura sostenible, los bloques confeccionados con ceniza volcánica pueden emplearse para desarrollar una estructura resistente. Los bloques se construyen con maquinaria y secado al natural, facilitando de esta forma el montaje en mano la obra e incrementando la rapidez de la ejecución.

Los bloques tienen como destino la construcción de casas para personas en situación de emergencia habitacional. Los responsables del proyecto solamente deben acercar los bloques de 30 centímetros de largo, 20 centímetros de ancho y 15 centímetros de alto al lugar de construcción, ya que posteriormente las viviendas son construidas por los propios interesados, dada la simpleza de la técnica. Ya se han desarrollado pruebas satisfactorias con este método.

Por otra parte, el químico Julio Goldenberg, de la Universidad Nacional del Comahue, ha desarrollado un método que permite sustituir en parte el cemento empleado en mezclas para construcción por ceniza volcánica fina. Actualmente realiza ensayos en su laboratorio para optimizar la técnica y comenzar a aplicarla en las obras.

Foto de

Add A Comment