Elefantes de Sumatra: pérdida de hábitat.

Como ocurre con otros animales y plantas, los elefantes vienen sufriendo durante muchos años la pérdida de su hábitat natural, la casa ilegal, el comercio ilegítimo y la falta de leyes que regulen esta situación.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) anunció que el elefante de Sumatra se encuentra en peligro crítico, ya que perdió casi el 70 por ciento de su hábitat y la mitad de su población. Esto se debe a que el hábitat está siendo talado o convertido en plantaciones agrícolas. Las empresas de papel y las plantaciones de aceite de palma están deforestando en forma acelerada y sin control.

En cifras, existen cerca de 2.400 a 2.800 elefantes en estado salvaje, lo que implica una reducción del 50 por ciento si lo comparamos con la estimación de población del año 1985. Los científicos advierten que si las cifras siguen creciendo, los elefantes de Sumatra podrían extinguirse en menos de 30 años.

Animales en peligro de extinción

Además del elefante de Sumatra, los rinocerontes de Sumatra y Java, el orangután de Sumatra y el tigre de Sumatra se suman a la larga lista de animales en vías de extinción. Sin una acción urgente para salvarlos, en pocos años perderemos la fauna característica de la región. Tanto los gobiernos como las organizaciones conservacionistas y, por supuesto, las empresas agroforestales, deberán reconocer los errores y tomar medidas eficaces para la conservación de estas especies de animales.

Comercio ilegal de marfil: elefantes en peligro

Hay otro factor que repercute en el serio peligro de extinción que padecen los elefantes.
En Egipto, el comercio de marfil está resurgiendo debido a la falta de normativas que controlen la casa de elefantes. Además, a este comercio se le suma la entrada de un nuevo comprador, China. Egipto es uno de los mayores mercados en África para la venta de artículos ilegales de marfil.

La otra cara: el turismo y los compradores

Una medida para que este comercio deje de desarrollarse es no comprar los objetos de marfil cuando se visita la zona de Egipto.

Claro está que los turistas que compran marfil potencian este comercio ilegal y alimentan la caza furtiva de elefantes. Las últimas investigaciones realizadas sobre la compra de marfil determinaron que los españoles, italianos y estadounidenses fueron los principales compradores hasta 2005, pero ahora los egipcios y los árabes están comprando en mayor medida objetos como rosarios de marfil y bastones. Al mismo tiempo, los chinos se han convertido en los principales compradores en los últimos años.

Foto de  srikaanth.sekar

Add A Comment