Hormigas kamikaze

Las llamadas hormigas kamikazes, también conocidas como hormigas explosivas, son sin lugar a dudas uno de esos animales sorprendentes, pues cuando sienten que su colonia está en peligro, son capaces de hacer explotar su cuerpo por los aires en un acto de defensa suicida con el fin de protegerla, de ahí el tan acertado sobrenombre.

Hormigas kamikaze

Habitan en Malasia, y pertenecen al género Camponotus, siendo mayoritariamente hormigas madereras o carpinteras. Poseen un estructura corporal algo diferente al de otras hormigas, pues poseen en su abdomen, el cual es ligeramente más largo que el de otras especies, unas enormes glándulas llenas de veneno que llegan hasta las mandíbulas. Cuando algún enemigo les va ganando la batalla, y sienten que la colonia está en peligro, son capaces de contraer muy fuertemente los músculos del abdomen hasta hacer reventar todo su cuerpo, esparciendo el veneno corrosivo de su interior en todas direcciones, quemando e inmovilizando a su enemigo hasta causarle la muerte, pero provocando también su propia muerte.

Este mecanismo de suicidio altruista por el cual un organismo se destruye a sí mismo mediante la explosión de sus órganos internos, se conoce como autotisis, y también se da en otras especies emparentadas como termitas y abejas. Los comportamientos altruistas son muy comunes en especies altamente sociales, como es el caso de las hormigas, de manera que cualquier especie de hormiga luchará hasta morir para proteger a su reina, pues es el individuo reproductor que sostiene el nido. Sin embargo, algo aún más peculiar de esta especie, es que se ha descubierto que no sólo tienen este comportamiento en las proximidades de su colonia, si no que realizan auténticas misiones suicidas en territorios situados a cientos de metros del nido, ya que se cree que el único fin no es proteger sólo la colonia, sino toda una extensión de territorio concreta que es la que les proporciona el alimento.

Sin embargo, este no es el único comportamiento suicida que presentan las hormigas, pues en una especie de Brasil, llamada Forelius pusillus, también se dan este tipo de comportamientos. Así, cada noche un grupo de hormigas, normalmente las más viejas o enfermas, se encargan de terminar de cerrar el nido para conseguir camuflarlo y evitar que entren depredadores, pero lo hacen desde fuera, quedando ellas a la intemperie y sacrificando su vida por la colonia.

Add A Comment