España concentra el 72,85% de la potencia termosolar a nivel mundial

Todas las centrales termosolares españolas en conjunto constituyen casi tres cuartos de la potencia instalada en todo el mundo en torno a este tipo de energía renovable. De esta forma, España tiene una gran oportunidad para hacer un importante aporte en el cambio de la matriz energética que requiere el planeta.

La producción española en este segmento triplica a la generada por los Estados Unidos, Egipto, Argelia, Marruecos, India, Italia, Tailandia y Australia, los únicos países que cuentan hasta este momento con tecnología termosolar. De esta forma, España es un claro líder a nivel mundial.

Como si esto fuera poco, diferentes empresas españolas forman parte del 60% de los proyectos en desarrollo en torno a centrales termosolares en distintas partes del planeta. Además, las investigaciones encaradas en las universidades y en las propias firmas posicionan a los especialistas españoles como una referencia internacional ineludible en la materia.

Una buena noticia es que países como China, Emiratos Árabes Unidos y varias naciones latinoamericanas están próximas a incorporarse a este grupo de desarrollo de la energía termosolar. La totalidad de las centrales actualmente en construcción sumarán una potencia conjunta de 2 837,50 MW.

En España, las 35 centrales termosolares actualmente operativas alcanzan una potencia total de 1 581 MW, o sea el 72,85% de la producción mundial que hoy está disponible. Es importante resaltar que esta energía se obtiene del sol, una fuente inacabable, limpia y para la cual se requieren tecnologías que el hombre ya ha desarrollado.

Amplias ventajas de esta fuente energética

Los expertos destacan que la electricidad de origen termosolar es la más sencilla de gestionar (a la par de la biomasa) entre las alternativas renovables, y que cuenta actualmente con la mayor potencial instalada a nivel mundial. Asimismo, como registra una elevada capacidad de almacenamiento a través de tanques de sales, permite generar electricidad y volcarla al sistema de distribución general incluso ante la ausencia de sol y durante la noche.

Teniendo en cuenta estas cuestiones, las perspectivas de esta fuente energética renovable son inmejorables hacia el futuro, tanto en términos de utilidad social como con relación a su desarrollo económico. Muchos especialistas consideran que la energía termosolar es la fuente ecológica con mayores posibilidades en el futuro cercano, aunque todavía es necesario avanzar en aspectos como la eficacia energética o la disminución de costes relacionados.

Sin dudas, para que España siga incrementando su papel a nivel mundial en este segmento de la energía renovable es vital que se mantengan (o que incluso se incrementen) los beneficios y estímulos económicos dirigidos a las empresas que apuestan por el desarrollo termosolar.

Foto de faul

Add A Comment