El humo del diésel podría generar cáncer de pulmón

Según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), el grupo especializado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que trabaja en la identificación de las partículas capaces de generar las distintas variantes de esta enfermedad, el humo del diésel estaría directamente relacionado con el surgimiento del cáncer de pulmón. De esta forma, el nivel de peligrosidad del diésel se ubicaría en el mismo rango que el amianto y la radiación solar.

Además de la relación con el cáncer de pulmón, los especialistas de la IARC hallaron una ligazón entre la exposición al diésel y la aparición de cáncer de vejiga. Desde 1998, el humo del diésel ya era considerado como posible carcinógeno. Sin embargo, en ese momento se ubicó en un segundo grupo o nivel de peligrosidad, pero en esta ocasión la OMS lo elevó al primer segmento de riesgo.

Esa ubicación no es menor, ya que para la OMS el primer nivel de la escala supone que las sustancias incluidas generan cáncer con seguridad. Es el caso del amianto, del benceno, del formaldehído y de la radiación solar. Se han realizado numerosos estudios enfocados a trabajadores con una gran exposición a las partículas microscópicas y a los óxidos de nitrógeno que se generan durante la combustión del diésel.

Datos concretos

Es así que la IARC ha citado un estudio de febrero de 2011 que toma a 12.315 trabajadores de ocho minas en Estados Unidos, en cuyas conclusiones queda clara la relación entre la exposición al diésel y el cáncer de pulmón, con el agravante de las altas concentraciones de estas partículas que se aprecian en las minas, al tratarse de espacios totalmente cerrados.

Por otro lado, la evidencia es más limitada y aún no concluyente con respecto al riesgo relativo al cáncer de vejiga. De esta forma, el diésel se ubica por encima de la gasolina, que se mantiene un nivel más abajo como posible carcinógeno. Como se indicó anteriormente, las conclusiones de la IARC se basaron en investigaciones realizadas sobre trabajadores con alta exposición al diésel.

Esto significa que el riesgo aumenta ante la mayor exposición, aunque sin embargo un menor contacto también puede ser peligroso. De esta forma, la OMS instó a los gobiernos a establecer controles más estrictos con respecto a las emisiones derivadas del diésel. Por otra parte, surge inmediatamente una pregunta: ¿no será el momento de desarrollar energías alternativas y de apostar a los coches eléctricos con mayor ahínco?

Foto de Zaprittsky

Add A Comment