Compartiendo mi coche, el planeta y yo ganamos

Si un coche contamina mucho durante los minutos posteriores a encenderlo, calentar dos motores en vez de uno va a contaminar mucho más. Naturalmente, cuántos menos coches circulen por la autopista menor será el daño a nuestro medio ambiente, y no podemos soñar con que los automóviles desaparezcan de la faz de la Tierra pero sí podemos luchar por su disminución. Ya lo están haciendo unas páginas web que ponen en contacto a personas desconocidas con un mismo destino, para que puedan compartir coche y ahorrar en dinero y en daño medioambiental.

¿Qué es el veganismo?

Muchos habremos oído hablar sobre el vegetarianismo, que promueve una alimentación en la que la carne y el pescado quedan descartados, por completo. Pocos oirán hablar sobre el veganismo, una tendencia que gana seguidores día tras día. Se trata de un cambio de alimentación y de estilo de vida, en el que no sólo se rechaza el consumo de carne y pescado, sino también de alimentos de origen animal tales como la leche o los huevos. Y no sólo eso, pues los ‘veganos’ tampoco visten cuero. Toda su vida la viven respetando por completo a los animales.

Los jóvenes alemanes prefieren la bici al coche

Alemania se muestra más ecológica que nunca, con una preferencia por la tradicional bicicleta que ya está sustituyendo al uso del coche. Los usuarios de la bicicleta se multiplicaron por cinco entre 1975 y 2001, y desde 2008 se han duplicado. Los jóvenes alemanes demuestran así su interés por otros medios de transporte más económicos que el coche.

Una vuelta al cole ecológica

Todas las papelerías se renuevan en esta época del año, preparándose para la famosa ‘vuelta al cole’. Un nuevo año escolar llega con objetivos, ilusiones, el reencuentro con los compañeros de clase y nuevas asignaturas que, a su vez, exigirán nuevos materiales para aprender mejor, pero es importante que en esta despedida de las vacaciones veraniegas y retorno a la vida cotidiana, transmitamos a los hijos la preocupación por el medio ambiente. Ahora que volvemos a la rutina, a la gramática, a los verbos, a las novelas y a los temidos deberes, es el momento de reflexionar sobre qué debemos comprar, y no comprar, en esta vuelta al cole.