Potabilizar agua con la energía del sol

La escasez de agua dulce es una realidad incuestionable que, además, afecta especialmente a los países pobres. Las previsiones son demoledoras. Naciones Unidas alerta que, en el año 2025 habrá 2.700 millones de personas que sufrirán escasez de agua si seguimos derrochándola de forma tan inconsciente. No podemos olvidar que el consumo de agua en mal estado es la causa de la mayor parte de las enfermedades en los países en desarrollo.

¿Vas a cambiar de gafas? ¡Dales una nueva vida!

Según datos de Ópticos por el mundo, casi el 40% de la población del primer mundo necesita usar gafas y, entre ellos, la gran mayoría las renueva tras apenas tres años de uso. Ante cifras como estas, y sobre todo si tenemos en cuenta el difícil reciclaje que suele acompañar a este tipo de lentes, los residuos generados por las gafas se han convertido en una fuente de contaminación tan común como fácil de evitar.

Una lámpara que no necesita ningún tipo de electricidad

Una compañía británica trabaja en la fabricación de unas lámparas de bajo coste que funcionan sin ningún tipo de electricidad. Con el objetivo de que las aldeas menos desarrolladas puedan disponer de iluminación de forma sencilla y con los menores gastos económicos posibles, la empresa Deciwatt ha desarrollado un pequeño dispositivo para que se convierta en la alternativa sostenible y económica a las lámparas de keroseno.

Freeganismo o cómo reciclar la comida

La cantidad de comida que se desecha en perfecto estado es escandalosa. Las cifras hablan por sí solas y sonrojan. Según un informe del Parlamento Europeo de 2011, solo en los países de la Unión Europea se tiran a la basura 89 millones de toneladas de comida al año (7.7 millones de toneladas es la cifra que desperdicia España). En este contexto, surge el movimiento freegan, ¿lo conoces?

El reciclaje de residuos y su costado social

El reciclado de residuos no solamente genera aspectos positivos en cuanto a la protección del medio ambiente. También puede ser muy interesante desde el punto de vista social, como generador de nuevos puestos de trabajo y dinamizador económico. Teniendo en cuenta que el desarrollo sostenible debe integrar aspectos ecológicos, sociales, económicos y culturales, el reciclaje pasa a tener así un mayor valor desde esta perspectiva.

La salud del ambiente repercute en la salud humana

Desde siempre se supo que la relación entre ambiente y salud humana era muy importante, pero en tiempos de crecimiento económico desenfrenado y sin ningún tipo de contemplación ecológica el hombre pareció olvidar esa ancestral ligazón. Hoy, ante el incremento en la conciencia ambiental, también vuelve a retomarse la necesidad de la armonía entre ambos contextos.

Richard T.T. Forman advierte sobre el «tsunami urbano»

Richard T.T. Forman es considerado el padre de la ecología urbana. De acuerdo a una reciente entrevista, esta preocupado por lo que considera un verdadero «tsunami urbano» capaz de arrasar con las ciudades en el transcurso de una generación, debido a la concentración poblacional que se observa en las urbes y que amenaza con colapsarlas.

Cuidar a la persona: la ecología humana

Ha llevado muchos años que la conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y la naturaleza comience a crece en todo el mundo. Sin embargo, en ocasiones parece que nos olvidamos de un punto muy importante: no sirve demasiado avanzar en la protección del entorno natural si al mismo tiempo no se inicia el camino por eliminar las terribles desigualdades sociales existentes en el planeta en torno a la especie humana.

La pobreza energética

Recientemente la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) ha presentado su estudio «Pobreza energética en España». Este concepto, muy desconocido, que está popularizando esta asociación, es muy importante en el contexto ambiental, social y económico actual.

Ecología para ricos y para pobres

Parecen existir en las sociedades contemporáneas dos tipos de preocupaciones ecológicas: aquellas que tienen que ver con la supervivencia misma, y que lógicamente involucran a los sectores más pobres del planeta, y otras que se relacionan con un comportamiento más saludable del hombre con respecto al medio ambiente y tienen que ver con un mejoramiento en la calidad de vida. En este caso, son acciones realizadas por grupos sociales con un interesante nivel adquisitivo. ¿Pueden convivir ambas realidades?.