El potencial de los taxis eléctricos

Hace aproximadamente un año se pudo ver con asombro la entrevista realizada al primer taxista de España que había apostado por conducir un vehículo eléctrico para realizar su servicio diario. Sorprendía gratamente ver cómo indicaba que en la equivalencia del consumo eléctrico con el gas-oil se pasaba, en ciudad, de un orden de magnitud de 8,5 a entre 1 y 1,5 (litros de gas-oil cada 100 kilómetros). De igual forma destacaba entre sus ventajas las frenadas más suaves o lo silencioso en su utilización y la casi total ausencia de mantenimiento, un motivo más de ahorro frente a la alternativa de un vehículo de combustión.

El potencial de los taxis eléctricos

Por otro lado, la principal pega que se le podía encontrar era la limitada autonomía de las baterías, que ronda entre los 120 y los 130 km en el caso del modelo utilizado por el taxista vallisoletano pero que, según indicaba, le bastaba para completar sus desplazamientos diarios incluso contando únicamente con el 80 % de la carga de la batería (es la cifra que se alcanza con las recargas rápidas). También indicaba cómo había adaptado sus horarios de comidas y descanso, en definitiva, sus hábitos de trabajo, a los tiempos necesarios para efectuar las recargas.

El camino emprendido en solitario por este profesional deberá generalizarse poco a poco. Muchos de los profesionales del gremio han optado por seguir tímidamente el ejemplo de este taxista adquiriendo modelos híbridos, que permiten combinar algunas de las ventajas de los vehículos 100% eléctricos como el menor consumo o el escaso mantenimiento, y a la vez evitan la enorme dependencia que genera la escasa autonomía de estos.

El sector del taxi cuenta con un enorme potencial en la puesta en marcha de planes de movilidad sostenible, en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de partículas en los núcleos urbanos y  por tanto en la mejora de la calidad ambiental de las ciudades. Pero  no será posible generalizar una flota de taxis 100% eléctricos mientras no se habiliten infraestructuras necesarias como el establecimiento de puntos de recarga en las paradas o incentivos económicos específicos para su adquisición por parte del gremio.

Add A Comment