Contaminación por colillas de cigarro

Según una encuesta sobre la salud española realizada por el Ministerio de Sanidad durante el 2009, el 26’2% de la población española de más de 16 años fuma a diario, lo que supone millones de colillas desechadas, que por desgracia, no acaban siempre en una papelera.

Contaminación por colillas de cigarro

Los filtros de las colillas son un residuo bastante contaminante, pues están formados por acetato de celulosa, un material derivado del petroleo que, en contra de lo que pudiera parecer, no es biodegradable y puede llegar a tardar hasta diez años en descomponerse.

Hoy en día las colillas son desechadas en cualquier parte, desde aceras hasta playas o estaciones de sky, lo cual además de ensuciar nuestro entorno, afecta el medio ambiente, pues no debemos olvidar que el filtro sirve para acumular ciertas sustancias nocivas del tabaco, como la nicotina o el alquitrán, que con el paso del tiempo se transferirán al suelo o al agua, contaminándolos y afectando a la biota del entorno. De hecho, hay estudios que indican que una sola colilla puede llegar a contaminar ocho litros de agua.

La solución a este problema está en nuestras manos, pues debemos concienciarnos de que las colillas no deben tirarse al suelo ya que las papeleras de nuestras ciudades no están sólo para depositar bolsas o papeles, si no que de hecho, la mayoría de ellas cuentan con un cenicero donde poder apagar los cigarros y depositar las colillas en su interior.

Es cierto que hay algunos lugares donde deshacerse de las colillas no resulta tan sencillo, como las playas o la montaña, para lo cual muchos ayuntamientos han optado por repartir ceniceros portátiles, que no son más que un cucurucho de plástico resistente, que puede clavarse en la arena para ir depositando las colillas a lo largo del día de playa. En cualquier caso, si no disponemos de estos recursos, siempre podemos ir guardándolas dentro de una lata o cualquier otro recipiente que tiraremos posteriormente a una papelera.

Sin embargo, también se está innovando mucho en este campo, ya que se han desarrollado los filtros biodegradables, un invento novedoso que ya se usa y comercializa en muchos sitios, y que pude ayudar a paliar parte del problema. Están formados por una mezcla de cáñamo y algodón que los hace 100% biodegradables, llegando a servir como un abono natural para todo tipo de plantas.

Foto de Marta

Add A Comment