¿Qué hacer con el árbol de Navidad pasadas las fiestas?

Si estas fiestas has apostado por un árbol de Navidad natural para adornar tu salón y no tienes jardín donde plantarlo, lo más probable es que acabe triturado y convertido en abono.

Tener un árbol natural durante tres semanas en una vivienda, salvo que lo hayamos tenido en un balcón o similar, hace que el ejemplar acabe seriamente dañado si no muerto. Factores como la calefacción o la falta de luz son los principales causantes de esta situación.

¿Qué hacer con el árbol de Navidad pasadas las fiestas?

Ahora que han pasado las fiestas es cuando tenemos que sacarnos «el muerto» de encima. Lo mejor, en cualquier caso, es comprar el ejemplar en un sitio donde te aseguren su posterior recogida. Si no es así, tenemos también la opción de llamar a los servicios municipales y preguntar dónde lo podemos depositar.

En algunas ciudades existen parques que actúan como «sanatorios» de árboles. Allí van a parar ejemplares desplazados por trabajos en la vía pública o por cualquier otra situación. También es el destino de los árboles que recogen los servicios municipales.

No obstante, si el ejemplar no ha sobrevivido, la trituradora será con toda seguridad su destino. Las virutas del árbol -si nos sirve como consuelo- se convertirán entonces en abono para otras plantas.

Una cosa que nunca debemos hacer es plantarlo en un monte, esté el árbol en buen estado o no, ya que generalmente se trata de especies foráneas que pueden alterar el ecosistema. Sin embargo, no hay ningún problema para que, si tenemos jardín, se convierta en un nuevo elemento ornamental. Además, de esta manera nos puede valer para las próximas navidades.

Add A Comment