Alimentación ecológica para bebés

La alimentación ecológica es más sana, y estamos acostumbrados a leer sobre sus beneficios en personas adultas. Pero sus ingredientes también pueden mejorar la dieta de los más pequeños. Un potito puede estar elaborado a base de frutas comunes… o ecológicas. ¿Cuál es la diferencia? ¿Merece la pena conseguir alimentación ecológica para bebés?

Alimentación ecológica para bebés

En qué consiste la alimentación ecológica para bebés

Uno de los factores que puede desanimar a una familia a apostar por la alimentación ecológica para bebés es precisamente su precio. La llegada de un recién nacido supone un gasto económico grande, y los padres siempre van a buscar la alimentación más variada para sus hijos pero se preguntarán si un gasto más alto marcará realmente la diferencia.

La alimentación ecológica para bebés añade variedad y apuesta por la comida natural. Elimina de la dieta del pequeño los aditivos, pesticidas y modificaciones genéticas que están tan presentes en los alimentos que encontramos en cualquier tienda convencional. Un potito siempre va a ser de calidad, pero ¿no sería mejor si sus frutas fuesen ecológicas?

Para llenar el carrito con productos ecológicos de alimentación infantil podemos elegir todo tipo de artículos, como galletas ecológicas, leche ecológica para lactantes y para niños, papillas de tres cereales integrales ecológicas, papillas de copos de avena, de crema de arroz o de mijo ecológicos, un potito de calabacín, calabaza y patata ecológicos, un potito de zanahoria y patata ecológicos, postres ecológicos de manzana, plátano, albaricoque…

La repetición de la palabra ‘ecológico’ no es casualidad. Es lo que deberíamos buscar.

Una de las ventajas de la alimentación ecológica para bebés es que los ingredientes son naturales, y esta característica es especialmente importante para el desarrollo de los niños. Muchas marcas que trabajan con alimentos ‘bio‘ ponen a la venta este tipo de productos, que variarán según la edad del pequeño consumidor.

La alimentación ecológica para bebés no sólo es sana. También incorpora a la dieta infantil los sabores naturales y frescos, haciendo más fácil disfrutar de la comida de verdad.

IMAGEN de: las – initially

Add A Comment